Tras las huellas de Francisco

Argentina recibió con gran emoción la noticia en 2013 que el nuevo líder de la iglesia católica sería Jorge Bergoglio, el cura nacido en el barrio bonaerense de Flores. Desde entonces, la admiración por la figura del ahora papa Francisco creció con el tiempo, así como también la curiosidad por conocer un poco más de su vida, los lugares que transitó y las relaciones que creó con la comunidad, hasta formarse lo que hoy se ha denominado el circuito papal y que recorre los sitios más importantes en la vida del sumo pontífice.  

El barrio de Flores marca el inicio de la vida de Francisco. Fue en la calle Membrillar donde nació y vivió con sus hermanos menores, asistiendo a misa junto a sus padres en la Basílica de San José de Flores iglesia que se encuentra en el centro del barrio. Muy cerca también se encuentran el Instituto Nuestra Señora de la Misericordia, donde cursó sus primeros estudios; la Escuela Pedro Antonio Cerviño, donde cursó primaria; la Vicaría de Flores, donde fue ordenado Obispo en 1992 y, finalmente, la Escuela Hipólito Yrigoyen, donde obtuvo el título de Técnico Químico.

Francisco es el primer papa jesuita de la historia. Con 22 años, decidió ingresar en el Seminario Metropolitano de Buenos Aires, institución que se encuentra en el barrio porteño de Villa Devoto, donde también se puede visitar la cárcel, lugar al que Francisco concurría para oficiar misa de Jueves Santo. Es en esta zona donde también se puede visitar la imagen de la Virgen Desatanudos, traída a iniciativa del papa desde Alemania en la década de 1980.

Uno de los barrios más importantes en la vida del papa Francisco puede que sea San Nicolás, donde se encuentra la Catedral Metropolitana de Buenos Aires. Ahí ofició misa por más de 20 años y vivió en el Arzobispado hasta su designación como papa. También en el mismo barrio, está el Colegio del Salvador, donde fue profesor de Literatura y Psicología.

El recorrido puede extenderse hasta el barrio de Monserrat para visitar la Basílica de San Carlos y María Auxiliadora, donde Jorge Bergoglio recibió el bautismo el 25 de diciembre de 1936. La pasión futbolera es intrínseca a todos los argentinos, y el papa no está exento. De hecho, es reconocida su afición al Club Atlético San Lorenzo de Almagro, sede que también puede ser visitada.

Aunque el recorrido puede hacerse de forma independiente o con guías turísticos locales, el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires cuenta con un servicio gratuito. Se trata de un circuito con guías en español, que se realiza en bus los días sábados y domingos partiendo a las 15.00hrs y que tiene una duración de aproximadamente tres horas.

Compartir:
Cambiar Idioma »