Serenidad en el Delta del Tigre

Cinco millones de turistas visitan el Delta del río Paraná cada año. Allí se encuentra el Delta del Tigre, una pequeña comunidad a una hora de la ciudad de Buenos Aires, donde el tiempo parece haberse detenido y las calles son canales de agua rodeadas de naturaleza y casas coloniales. 

Luego de estar en una ciudad vertiginosa como la Capital Federal, al Delta del Tigre es un oasis de tranquilidad. La forma más común de llegar es en tren. En la misma estación está el Mercado de Frutas: una feria con puestos bien cuidados, productos de primera calidad y todo lleno de color y la amabilidad de la gente de campo. 

Al salir se encuentra un gran canal con barcos de todos tamaños, algunos de madera con detalles trabajados a mano. Muchas de las embarcaciones son privadas, el equivalente a autos para los lugareños, pero otros ofrecen paseos, ya sean cortos vistazos a los principales atractivos del lugar, paseos temáticos (hay la ruta histórica, la ruta natural) o también se ofrecen como taxis para ir a algún lugar puntual. 

Si el plan es pasar un lindo día, lo recomendable es hacer un recorrido por el Paseo Victorica, Villa La Ñata y el Museo de Arte Tigre. Navegando entre pequeñas cabañas que parecen fundirse con la naturaleza, ya que quienes frecuentan esta zona son conocidos por tener una vida simple y en armonía con el entorno. 

Si se tiene más tiempo, no se puede dejar de ver la casa de Sarmiento (prócer argentino), o el circuito del antiguo Camino Real. Palacetes de la época post colonial, con un estilo elegante y conservadas de manera impecable. 

Para quienes quieren vivir toda la experiencia y quedarse un par de días para tener la sensación de una noche de cielo estrellado con el arrullo del sonido del agua, Tigre tiene una variada gama de alojamientos: desde hoteles de lujo con fina gastronomía, hasta campings para disfrutar una fogata y actividades al aire libre. 

También son muchos los que llegan a esta zona para visitar el Parque de la Costa, el centro de entretenciones para niños más importante de Argentina. 

Sea cual sea el plan, el Delta del Tigre es un refugio de paz, naturaleza e historia que se descubre con el vaivén de las olas.  

Compartir:
Cambiar Idioma »