Santos un “master cuisine” boliviano

Estudiar cocina en Le Cordon Bleu, equivale a Harvard para cualquier otra carrera profesional. Esta institución dedicada a proveer el más alto nivel de la enseñanza culinaria y de hostelería a través de programas de clase mundial, ofrece en Perú el único “Master Cuisine” en América del Sur, al que solo 12 profesionales al año tienen acceso y entre ellos este 2019 estuvo Santos Coaquira, un prestigioso cocinero boliviano. 

Según Santos, durante 14 semanas los alumnos pudieron aprender no solo técnicas culinarias en cocina francesa, cocinas del mundo, cocina peruana, pastelería y panadería, sino también herramientas para gestionar un negocio de alimentos y bebidas, y también pudieron potenciar sus competencias como cocineros profesionales mediante talleres prácticos complementarios de cata de vinos y quesos, entre otros.

Dicen que la tercera es la vencida, y así fue, él había intentado ingresar a este máster en dos oportunidades, pero no fue posible. Para ingresar a este curso toman en cuenta estudios, años de experiencia y un currículo interesante, entre otros aspectos. 

“Nunca dejamos de aprender. Tener la oportunidad de llegar a la mejor escuela gastronómica es un privilegio. Estar bajo la dirección de los chefs franceses te cambia la vida. Allí hablábamos de cocina todo el día, hacíamos laboratorio, cocina al vivo, investigación, fueron cuatro meses para disfrutar al máximo”, nos describió Coaquira. 

Para titularse Santos presentó un proyecto de investigación sobre la cocina de la región francesa de Alsacia, un lugar que ha estado bajo control alemán por varios siglos, por lo que refleja una mezcla de ambas culturas y por lo tanto es muy rica en su gastronomía, técnicas y sabores. “Hice una prueba piloto y el resultado sorprendió al jurado, mi plato fue elegido como el mejor del examen final”, contó el flamante master cuisine. 

Detalló que ser un master cuisine de Le Cordon Bleu te abre puertas internacionales y te da la oportunidad de compartir tus conocimientos en diferentes lugares. En lo personal Santos quiere concentrarse en su catering y poder dar clases en escuelas de cocina. “Estoy muy contento, quiero poner en práctica lo que aprendí”, expresó.  

Hace 17 años Santos Coaquira se cruzó con los fogones por casualidad y se quedó. 

“A lo largo de estos años he tenido muchos guías gastronómicos como Charly Fernández, después estudié en la Escuela Hotelera de La Paz la carrera de gastronomía, ahí me di cuenta que la cocina es técnica, parámetros de medición, organización, planificación. Dar de comer es un desafío y debe ser un trabajo bien hecho”, nos dijo el chef de Pasionaria Catering. 

Trabajó durante cuatro años en Biocentro Güembé a través de su empresa Pasionaria, luego abrió el restaurante Pasionaria by Santos y posteriormente Pasionaria Caterig, una empresa de servicios gastronómicos. “En mi casa he montado un concepto. Abro las puertas a grupos pequeños que quieran tener una experiencia gastronómica, y les ofrezco un menú sorpresa. Lo que propongo es una cocina creativa, respetando las técnicas de la cocina madre que es la francesa, a partir de eso puedo emplear distintas aplicaciones, me gusta jugar con los colores, olores y que el plato final sea la expresión de lo que siento”, concluyó.  

Compartir:
Cambiar Idioma »