Reflexionar sobre el futuro

Situado en el muelle Mauá en Río de Janeiro (Brasil), este espacio vanguardista pretende ser algo más que un museo de ciencias convencional. El Museo del Mañana (Museu do Amanhã) no muestra objetos, es un museo de ideas, en el que mediante audiovisuales, instalaciones interactivas y divertidos juegos nos invita a explorar, imaginar y concebir todas las posibilidades del futuro, basándose en directrices de versatilidad funcional, sostenibilidad y convivencia. 

¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos? y ¿Cómo queremos ir? Son preguntas que pocas veces nos planteamos cuando estamos de viaje, pero aquí, ofrecen ser el inicio de una inolvidable experiencia de causalidades. El objetivo del museo es explorar la idea de que el mañana no es una fecha en el calendario, ni tampoco un lugar al cual vamos a llegar.  El mañana está siempre en producción, siendo una construcción constante y cotidiana. Este museo ofrece ser un espacio de instigación e inspiración para la creación de mejores futuros colectivos a partir de los conocimientos científicos y tecnológicos más actuales. Diseñada por el arquitecto y escultor valenciano Santiago Calatrava, esta estructura que parece flotar suavemente sobre la bahía, es definida como una “arquitectura parlante”, es decir, una arquitectura que se explica por sí misma, pretendiendo ser una edificación autosuficiente y sostenible desde la primera impresión. El edificio cuenta con 6.200 paneles que captan la energía solar y acompañan el movimiento de los rayos del sol, capaces de generar hasta un 40 % de la energía necesaria para el día a día. Así como también no sólo utiliza el agua de la bahía de Guanabara para regular la temperatura dentro del museo, sino que también filtra y procesa el agua, de modo que es devuelta al mar completamente limpia.

El museo del mañana es, además, parte del más ambicioso plan de intervención urbanística de los últimos cincuenta años de la ciudad. Este museo es el elemento clave del proyecto de revitalización y rescate de la zona portuaria. El proyecto representa una mejor integración hacia el centro de la ciudad, y está ayudando a hacer de esta zona uno de los barrios más atractivos. Inspirado en la transformación del puerto de Barcelona en las Olimpiadas de 1992, el proyecto de porto Maravilha es ahora conocido como el Boulevard Olímpico de Río, en el cual no sólo podrás disfrutar de esta joya de museo, aquí también se encuentra el acuario más grande de Sudamérica, que reúne cerca de 350 especies en 28 ambientes. También podrás empaparte de cultura carioca en las escuelas de samba que participan en el desfile oficial del Carnaval de Río, viendo y visitando los ensayos y preparativos. Por si fuera poco, disfrutarás de los nuevos BLT, los tranvías eléctricos que te transportarán cómodamente de una experiencia a otra.

Compartir:
Cambiar Idioma »