Pica: un oasis en el desierto

Pica se constituye en uno de los principales balnearios por sus aguas termales en medio del desierto de la región de Tarapacá.

Marcelo Campos

Actualizado: 2018-04-02

Es increíble como la naturaleza se empeña por florecer y dar vida a algunas zonas de los lugares más inhóspitos del planeta, es el caso de Pica, una pequeña comuna turística ubicada a más de 110 kilómetros de Iquique en la región Tarapacá de Chile. Este oasis en medio del desierto está rodeado por plantaciones de limones, naranjas, mangos, guayabas y todo tipo de hortalizas que tienen como sistema de riego las antiguas acequias. Se dice que este tranquilo paraje fue un punto de descanso de los Incas, de los españoles durante la colonia y ahora recibe a nacionales y extranjeros por igual.

Además de todos los cítricos, donde destaca el limón de Pica que se consume en otras regiones del país, esta población es conocida por sus aguas semitermales, siendo “Cocha Resbaladero” el lugar ideal para disfrutar del mismo. Esta piscina natural contiene agua cristalina que está a una temperatura entre 25 a 30 grados, ideal para terminar una jornada y observar esconderse el sol a lo lejos del horizonte que marca el desierto.

Otro atractivo es su centro histórico, típico a la costumbre española con una hermosa plaza principal muy bien cuidada y la iglesia San Andrés que se construyó entre los años 1880 a 1886. En los alrededores existen muchos lugares para poder degustar comida a bajo costo, entre las delicias locales, está el famoso alfajor de Pica y de Mantilla (población cercana), que son muy conocidas en todo el norte chileno, además de sus helados naturales.

En las afueras de la comuna se encuentra el parque temático “Valle de los Dinosaurios”, que promociona el hallazgo de las huellas de estos animales prehistóricos en la Quebrada de Chacarilla (a 30 km) con varias representaciones a escala de estos “monstruos”.

Pica es el destino perfecto para relajarse y descansar.

Compartir:
Cambiar Idioma »