Pedeleando por un mundo mejor

La bicicleta es un medio de transporte sostenible, sencillo, asequible, ecológico y limpio con el medio ambiente, es por eso que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebra desde el año pasado, el “Día Mundial de la Bicicleta”, cada 3 de junio y anima a los Estados miembros de la organización, a que presten especial atención a esta medio de transporte, a que incluyan políticas para mejorar la seguridad vial y medios para promover la bicicleta en la sociedad. 

En ese sentido, se alienta la educación en los niños y jóvenes hacia esta práctica a través de marchas en bicicleta a nivel local y nacional, para proteger y promover activamente la seguridad peatonal y movilidad en bicicleta. ¿Pero de qué sirve declarar un día al año a un tema?

La clave se encuentra en realizar actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto a un determinado asunto, además que las Naciones Unidas aprovecha para mostrar el camino a los gobiernos señalando las acciones que deben adoptar en la búsqueda de soluciónes a los problemas.  

Pero más allá de lo formal que implica dedicar un día al año a un determinado tema, la bicicleta es un símbolo de autosostenibilidad en un mundo cada vez más tecnológico, siendo millones de personas que lo utilizan a diario para ir a trabajar, a estudiar, a pasear o solo para hacer ejercicio. 

Cabe resaltar que la bicicleta ha tenido varias modificaciones a lo largo de su existencia, popularizándose a principio del siglo XIX su forma actual, dos ruedas, una cadena unida a los pedales, una silla, pero recientemente el inventor Rodger Parker en Estados Unidos, inventó la NuBike, una bicicleta que no tiene cadena, sino que funciona con una especie de palancas que cumplen la misma función. 

Es así que la bicicleta se impone cada vez más, pero ese crecimiento debe estar de la mano de las políticas gubernamentales (leyes e infraestructura) para dotar a los ciclistas de toda las condiciones para pedalear seguros.

Compartir:
Cambiar Idioma »