Manu, la selva peruana

Cusco, uno de los interesantes destinos de Amaszonas, además de sus increíbles vestigios de la cultura incaica, alberga en una parte de su territorio al Parque Nacional del Manu, una de las áreas protegidas más importantes del Perú y del mundo por su gran riqueza biológica. 

En virtud de su enorme valor para la conservación, en 1987 la Unesco lo incorporó en la lista del Patrimonio Natural de la Humanidad. 

Este Parque Nacional comprende desde frígidas punas, que sobrepasan los 4.000 metros sobre el nivel del mar; agrestes montañas boscosas que dan origen a una multitud de pequeñas quebradas y valles; hasta bosques nublados de selva alta para finalmente llegar al llano amazónico.

Tiene una extensión de 1.716.295,22 hectáreas y es uno de los mejores destinos para el turismo de naturaleza en Perú. Existen hasta cinco zonas recomendadas para conocer, con una alta diversidad de flora y fauna silvestre: Salvador, Otorongo, Juárez, Pakitza y Limonal. 

Uno de los increibles atractivos del Parque son las collpas, lugar donde acuden bandadas de parabas, así como otras especies de fauna, en busca de alimentos y minerales. 

Es considerado por algunos autores como el área protegida biológicamente más diversa del Perú, pues contiene casi todos los ecosistemas, flora y fauna de la Amazonía peruana; 10% de las especies de aves del mundo; 5% de sus mamíferos; una vasta cantidad de peces, reptiles, anfibios e invertebrados, así como más de 500 mil especies de artrópodos.

Gran parte del Parque es territorio indígena. Aquí habitan 30 comunidades campesinas, varias poblaciones nativas amazónicas como los pueblos Matsiguenka, Amahuaca, Yine, Amarakaeri, Huashipaire y Nahua. Además existen poblaciones indígenas en aislamiento voluntario llamados no contactados. 

Compartir:
Cambiar Idioma »