Los toritos de la prosperidad

Uno de los recuerdos más lindos que puedes adquirir en Cusco, es el Torito de Pucará, una pieza de cerámica bellamente decorada que simboliza protección y prosperidad, según las creencias populares.

En realidad, esta artesanía, es característica del distrito de Pupuja, en la provincia de Azángaro del departamento peruano de Puno, pero se vendía en la estación de trenes de Pucará, por eso adquirió el nombre. Además, junto con otros productos locales ocupaba los principales mercados de Cusco, Puno y Arequipa.

Por tradición, los toritos se colocan en los techos de las casas de la zona para dar suerte y prosperidad a los pobladores. Siempre son dos, porque representan la dualidad andina, hombre y mujer, padre y madre, la fortaleza y la delicadeza, las fuerzas positiva y negativa que siempre se atraen entre sí.

La historia de estos coloridos objetos de cerámica, se remonta a la llegada de los españoles a América, cuando los toros comenzaron a formar parte de las fiestas tradicionales de la zona. En estas festividades, estos animales eran decorados con muchos colores, para luego colocarles picante en su nariz, lo cual les causaba irritación y los llevaba a ponerse como locos; por esta razón los de cerámica son representados por los artesanos con la lengua hacia fuera. Cada color y cada detalle tiene un significado.

No pierdas la oportunidad de tener uno en tu hogar y de esta manera guardar en tu casa un poco de la cultura andina.

Compartir:
Cambiar Idioma »