Compartir:

Si estás poniendo el dinero como excusa para no conocer una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno, no te pierdas este artículo con consejos prácticos para llegar a la gran ciudad inca con un presupuesto moderado.

Los pilares para tu ahorro serán la comida, el alojamiento y la forma de llegar hasta las ruinas de Machu Picchu, pero el principio de todo será tener la mentalidad correcta. Deja de lado las postales que ya aburren a todos en las redes sociales y busca lo real. No busques comodidades, busca buenas experiencias. 

La comida: Los mercados de Cusco son conocidos por ser mucho más que un lugar para comer. Allí puedes codearte con la cultura local probar platos típicos servidos de forma genuina y con los sabores ancestrales intactos. Se puede tener una gran comida por dos o tres dólares. 

El alojamiento: La cantidad de hostales en Cusco es abrumadora. En esto la tecnología te puede ayudar (Booking, hostelword o incluso Airbnb). Lo más económico son los cuartos compartidos y esto puede tener la ventaja de conocer gente (y en grupo siempre se ahorra). Puedes encontrar un hostal limpio, cómodo y con buen ambiente por un aproximado de 10 dólares la noche. 

Ir a Machu Picchu: El tren tarda dos horas y es de lujo, así que olvídalo porque cuesta más de 200 dólares. Otra opción es hacer el Camino del Inca, una caminata de siete días que puede ser una de las experiencias más duras y maravillosas de tu vida. Pero lo más económico es en bus: son cinco horas en auto y dos de caminata siguiendo las trillas del tren con un lindo paisaje. Muchos toman esta opción, así que irás conociendo gente de todo el mundo. 

Compartir:

Deja una respuesta