Descubre Niterói

Solo debes cruzar desde Río de Janeiro, el puente Presidente Costa e Silva y te conectas con una ciudad cargada de sorpresas y mucho por descubrir. 

Si no crees en el amor a primera vista, este nuevo destino probablemente hará que cambies de opinión. Niterói es una ciudad del Estado de Río de Janeiro y la única del Brasil fundada por un indígena. Se encuentra exactamente del otro lado de la Bahía de Guanabara, justo en frente de Río de Janeiro. Por lo que ostenta las mejores vistas de la ciudad maravillosa.  

Estos municipios se conectan por el Puente Presidente Costa e Silva, más conocido como Puente Río-Niterói, el más extenso de Latinoamérica con 14 kilómetros, de los cuales dos tercios están sobre el agua. Desde Río hay varias líneas de bus, taxis y coches que hacen el trayecto vía puente, así como también existe la posibilidad de atravesar la Bahía en solo 15 minutos por barco. 

La vista durante el viaje ya vale la pena. Para no perder tiempo, al tocar tierra, querrás pasar delante de la Praça Popular, donde se reúnen tres de las siete grandes obras del arquitecto Oscar Niemeyer, teniendo así Niterói el segundo mayor conjunto de obras de Niemeyer, después de Brasilia. Siguiendo con el recorrido pasamos directo al Mercado de Peixes São Pedro, un centro de abastecimiento de pescados donde los restaurantes de Río compran su mercadería. En la planta baja, un puesto al lado del otro exhiben todo lo que hay bajo el mar y se come, y en el piso de arriba, los restaurantes cocinan para llevar, o los platos de su propio menú, a muy buen precio. 

No querrás perder un segundo más sin disfrutar de las playas en Niterói. La estrella es la playa Itacoatiara, una de más hermosas de Río de Janeiro, rodeada de morros y verde, es el sueño de los surfistas. En el extremo derecho hay un lugar más tranquilo: la Prainha de Itacoa es una alternativa para las familias con niños, ya que la mayor parte del tiempo no posee olas. La Playa de Camboinhas es una extensión de la Playa de Itaipu y es uno de los destinos para windsurfistas. Su orilla está llena de quioscos especializados en mariscos y vendedores ambulantes, siempre con una sonrisa en la cara. Entre Camboinhas y Piratininga, está oculta la Playa do Sossego, llamada así justamente por la tranquilidad y el silencio que se puede sentir. En un estrecho espacio rodeado de mar y en calidad de escultura se encuentra el MAC Niterói, el Museo de Arte Contemporáneo que se ha convertido en un hito de la arquitectura moderna mundial, considerado una de las siete maravillas del mundo en museos. “Alrededor del museo creé una galería abierta hacia el mar, repitiéndola en el segundo pavimento, como un entrepiso inclinado sobre el gran salón de exposiciones”, fueron las palabras del padre de la arquitectura moderna brasileña, Oscar Niemeyer. Detrás del museo, las siluetas del Corcovado, la Pedra da Gávea y el Pão de Açúcar afirman que Niterói tiene la mejor vista de Río de Janeiro. Sea como sea, la ciudad cuyo nombre significa ‘’aguas escondidas’’ más que escondidas, son aguas que vale la pena descubrir.

Compartir:
Cambiar Idioma »