De lustra botas a guías turísticos

Además de sacarle brillo a los calzados estos guías alternativos te ofrecen en La Paz (Bolivia) sus historias de vida, las que van tejiendo con cada uno de los lugares que te llevan a conocer. 

La Paz, la ciudad maravilla de Bolivia sin duda tiene un encanto especial y se la puede conocer de muchas maneras, una de ellas es a través de la mirada de los lustrabotas.

Ellos ofrecen tours por lugares poco tradicionales, te muestran la urbe profunda, la de sus mercados, cementerios, su cara más popular, pero tan atractiva y colorida como sus sitios más icónicos. Más de 12 “lustras” como se los conoce, además de sacarle brillo a los calzados, se dedican al turismo, otra forma de ganarse la vida.

La idea nació hace algunos años con el apoyo del proyecto Hormigón Armado, la Fundación Arte y Cultura en alianza con la agencia de viajes Magri Turismo, con la finalidad de darle a este gremio otras alternativas de trabajo para mejorar su situación económica. Sin lugar a dudas se ha convertido en una opción atractiva para conocer los rincones de la capital política más alta del mundo.

Para protegerse del frío paceño, los lustrabotas se cubren la cara con pasamontañas, esa es su característica y es con ese mismo atuendo que te llevan de paseo. El recorrido comienza en la Estación Central de Teleférico de la línea roja para dirigirse hacia la zona del Cementerio, donde se pasa por uno de los mercados para mostrar a los turistas alimentos autóctonos como el chuño, la tunta y la qaya.

Un dato interesante es que cuentan con la ayuda de voluntarios extranjeros que cumplen la tarea de traductores que acompañan a los turistas en el recorrido, así que con esta posibilidad su servicio no restringe nacionalidad.

La ruta de Hormigón Armado Tours también pasa por la «calle de los pescados», donde las vendedoras exhiben especies nativas como la trucha, el pejerrey o los pequeños ispis (un pez del Lago Titicaca). La siguiente parada es en el Cementerio General para visitar algunas de las tumbas de personajes paceños, poetas o políticos.

Luego te llevan por el mercado de las flores, el mercado de los helados, para luego dirigirse hacia el mercado Uruguay, un pintoresco lugar, estrecho, lleno de recovecos, allí se visita un par de calles donde se exhibe y vende la vestimenta de la chola paceña, la emblemática mujer aimara.

Participar en esta ruta cuesta 80 bolivianos, aproximadamente once dólares por persona, un dinero que llega directamente al guía. Hormigón Armado es una iniciativa de asistencia social que trabaja actualmente con «lustras» y personas en situación de calle.

Nota.- Erika Bayá

Compartir:
Cambiar Idioma »