Compartir:

Los tratamientos mortuorios chinchorro no tienen comparación a nivel mundial, siendo las momias artificiales más antiguas del mundo. 

En Arica (Chile) una zona extremadamente árida, enclavada en el desierto de Atacama, se encuentran las momias Chinchorro que con sus 5.000 a.C. son las más antiguas del mundo, incluso se adelantaron a las momias egipcias, cuyos orígenes se remontan al 3.400 a.C. 

Se las conoce como momias Chinchorro porque fue en una playa del mismo nombre en Arica, donde se encontraron restos de esta cultura por primera vez a principios del siglo XX. Este pueblo prehistórico de recolectores, cazadores y pescadores, habitó el litoral del desierto de Atacama, desde Ilo, Perú, hasta Antofagasta, Chile. 

A diferencia de los egipcios que solo momificaban a sus reyes y nobles, los chinchorro han llegado con tanta presencia a nuestros días por que realizaban este rito sagrado a todas las personas, incluso a los fetos. Si algo sorprende de ellos es su profundo conocimiento de la momificación y la taxidermia. 

Pero para hablar de estas momias hay que hacer referencia a los distintos estilos que a lo largo de las investigaciones se han descubierto. Una publicación de la agencia EFE menciona los apuntes del antropólogo e investigador Bernardo Arriaza y dice que los Chinchorro desarrollaron varios estilos de momificación a lo largo del tiempo: momias negras, rojas y con pátina de barro. 

«La singularidad que le dan al cuerpo humano las convierte en verdaderas obras de arte prehispánicas. En la actualidad cuando alguién muere, lo entierran y no hay mayor tratamiento. Aquí hay toda una intención por preservar, un cariño por la gente y eso los vuelve únicos”, dicen los escritos de Arriaza publicados por EFE. 

Para conservar este legado, Chile decidió postular a las momias para que sean declaradas Patrimonio de la Humanidad. 

La magia de esta cultura está presente en el Museo Arqueológico San Miguel de Azapa, a tan sólo 12 km de la ciudad de Arica. 

NOTA.- Erika Bayá

Compartir:

Deja una respuesta