Compartir:

Diversidad cultural, movimiento económico, ambiente de fiesta, devoción y fe son solo algunos de los aspectos que engloba la Fiesta del Señor del Gran Poder que se desarrollará este 26 de mayo en las calles de la ciudad de La Paz. Esta festividad reúne a miles de bailarines y músicos que se organizan en más de 60 fraternidades folklóricas, entre morenadas, caporales, diablada, kullawada, saya y otras danzas. 

Si bien los orígenes de esta festividad religiosa se remontan a la época colonial, es en el siglo XX que se comienza con la tradición de recorrer las calles danzando en devoción a la imagen del Señor del Gran Poder. Esta fiesta es un símbolo del sincretismo religioso que mezcla tradiciones católicas y costumbres aymaras. Las actividades del Gran Poder se inician en noviembre con la misa al santo y concluye en junio con las tareas de agradecimiento. 

Según el estudio “Una lectura económica sobre la Fiesta del Gran Poder”, realizado por el economista Germán Molina, en 2016 esta festividad movió más de $us 100 millones, es decir que esta celebración genera empleo directo e indirecto, contribuye al fisco y al turismo.

Compartir:

Deja una respuesta