Compartir:

La erosión natural causada por el viento, lluvia y aguas subterráneas deformaron las estructuras rocosas de la zona, dando lugar a un atractivo paisaje similar a nuestro satélite. 

Se dice que el astronauta estadounidense Neil Armstrong comentó el parecido que tienen los paisajes de la Luna con una serie de formación rocosa que fue consumido por la erosión en la ciudad de La Paz, por lo que el lugar se comenzó a denominar “Valle de la Luna” y en la actualidad goza de mucha popularidad entre los turistas.

A poco más de 12 kilómetros del centro, el Valle de la Luna se alza en la zona sur de La Paz y se puede llegar en vehículos del transporte público que van a Mallasa o también se puede tomar la línea verde del teleférico hasta Irpavi y desde ahí subirse a un taxi. El precio del ingreso es de Bs 15 y se puede realizar dos circuitos; uno de 15 minutos y otro de 45 minutos o si tienes mucha resistencia física los dos.

El recorrido se puede hacer sin guía, toda vez que existe señalética en todo el lugar o con una guía que explica los pormenores del sitio. Durante la caminata se puede apreciar desde cada rincón el hermoso paisaje que forman los cerros y vegetación del lugar que contrasta con las frías montañas de los Andes, incluso el clima se hace más cálido. En el trayecto existen bancas y miradores para poder descansar.

Estar en medio de las altas rocas de arcilla generada por viento, lluvia y aguas subterráneas, muy similares a las estalagmitas, te da la sensación de caminar en un lugar desconocido y fuera del planeta. Algunos de los puntos y formas de roca que se pueden observar en el recorrido son; el “Montículo de la Tortuga”; “El Salto de la Viscacha”; “Madre Luna”; y “El Sombrero de la Dama”.

Si visitas la ciudad maravilla no dejes pasar la oportunidad de conocer este curioso lugar en una apacible zona de La Paz.

Compartir:

Deja una respuesta