Candombe, patrimonio hace 10 años

Desde el 2006, cada 3 de diciembre se celebra el Día Nacional del Candombe, la cultura afrouruguaya y la equidad racial.

El Candombe es para los uruguayos lo que la samba es para los brasileños. Esta rica herencia africana que se transformó en una manifestación cultural de una complejidad rítmica fantástica, este año cumplió 10 años como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, otorgado por la Unesco.

“Si bien la música negra está presente en toda Latinoamérica, en Uruguay se destaca porque, en este país austral, a diferencia de otros, la comunidad afrodescendiente se ubicó en una zona geográfica común donde pudieron desarrollar culturalmente un montón de cosas», expresó a EFE el coordinador del área de música de la Dirección Nacional de Cultura de Uruguay, Fernando Yáñez. 

Detalló que el Candombe ha sido la base fundamental para el trabajo de otros músicos populares. Es una forma artística de la sociedad que no merece ser circunscrita solo al fenómeno del carnaval. La forma en que surge en Uruguay es muy interesante porque de pronto se convirtió en el lenguaje común, en una forma de unión, expresión y liberación de miles de personas procedentes de África que llegaron como esclavos. Estas personas provenían de decenas de pueblos, con diferentes costumbres e idiomas. Así, el aporte de cada uno, con sus diferentes cantos y danzas, quedó plasmado en el Candombe uruguayo.

 

Se reunían en las costas montevideanas, para conectarse con su añorada África, haciendo del mar el nexo entre su tierra y ellos, y afianzando esas tradiciones a través de su fuerza espiritual. Con la danza y la música, volvían a ser africanos. En su época cumbre, los africanos organizaban el Candombe todos los domingos y en las grandes fiestas: Año Nuevo, Navidad, Resurrección, San Benito, Virgen de Rosario y San Baltasar. 

A esta expresión cultural le ha valido el reconocimiento como Patrimonio, porque se ha preservado a lo largo de 200 años. No ha sido sencillo, sus cultores enfrentaron prohibición, burla y discriminación, pero hace más de 20 años que ha sido revalorizada y ahora es motivo de orgullo y forma parte de la identidad uruguaya. En el Candombe existen dos estilos claramente definidos, conocidos como “Cuareim” y “Ansina”. Sus nombres surgen de las calles de los barrios montevideanos Sur y Palermo, cuna de las más importantes comparsas de carnaval del país.

Desde el 2006, cada 3 de diciembre se celebra el Día Nacional del Candombe, la cultura afrouruguaya y la equidad racial.

El ritual de la música de Candombe se compone de tres tambores principales, de diferentes tamaños: Chico, Repique y Piano. Asimismo, la danza integra personajes típicos que animan esta expresión artística repleta de simbolismos. En la comparsa candombera, ocupan un lugar preponderante la Mama vieja, personaje central femenino; el Gramillero, viejo médico de la tribu y, por último, el Escobero, quien barre los malos espíritus y da inicio a la ceremonia.

El Candombe, junto al mate, el asado y el vino son expresiones de la tierra que a través de los años se fueron enraizando en la herencia cultural uruguaya.

 

Compartir:
Cambiar Idioma »