Compartir:

A través de su arte, Leoni Manrique difunde la cultura chiquitana.

Erika Bayá

Actualizado: 2018-02-01

El artista plástico boliviano Leoni Manrique, se declara un enamorado de la cultura chiquitana, hace siete años quedó maravillado con los personajes de las danzas tradicionales de esta zona, como el “Abuelo chiquitano” y el “Yaritú” a quienes llevó a través de sus pinturas por todo el país.

Para Leoni la Chiquitania es un lugar que inspira no solo por sus iglesias y la cordialidad de sus habitantes, sino también por su música y sus costumbres, donde la historia se ha conservado por más de 3 siglos y parece guardar en sus calles y en su gente este legado extraordinario, al que ahora tenemos la posibilidad de llegar en alas de Amaszonas. Para el artista, que se alimenta visualmente de la Chiquitania, la magia de estos lugares radica en la simbiosis cultural que hubo entre el viejo mundo con lo indígena, la majestuosidad con la sencillez, que dio lugar a una estética única y con características particulares en cada uno de estos pueblos.

Compartir:

Deja una respuesta